viernes, 26 de mayo de 2017

COLABOARACIÓN DE LOS ALUMNOS DE NUESTRA ESCUELA EN LA NOCHE BLANCA DE SERENATAS A LA VIRGEN MARÍA AUXILIADORA.

A pesar de la falta de tiempo para ensayar los alumnos por diversos motivos y a que la propuesta hecha por el Sacerdote D. Antonio Rides, de hacer una noche flamenca en la que se le cantarían serenatas a la Virgen María Auxiliadora y, contra viento y marea; al final esa velada, resultó ser todo un éxito, tanto en la afluencia de personas que salieron a las calles de Pozoblanco y se reunieron junto a las hornacinas de María Auxiliadora, como por la buena interpretación de sus serenatas de todos los grupos que participaron; al menos yo puedo dar fe, de la magnífica actuación de los alumnos de la Escuela de nuestra Peña flamenca, que dieron lo mejor de sí mismos y gustaron mucho a las muchas personas que presenciaron su actuación.
Estos generosos artistas hicieron los siguientes cantes: Juan María cantó los Tangos de la Niña María, Tientos y Tangos, y Fandangos. Francisco Gómez hizo la Farruca, Fandangos y Granaínas. Y Laura cantón unas preciosas Sevillanas muy flamencas, las Bulerías del desamor y una Nana.
Y aunque peque de modestia, hasta yo mismo, me atreví a recitar una poesía en cada una de las cuatro hornacinas que nos asignaron para cantar las serenatas.
Y es que cuando se pone buena voluntad, corazón y sentimiento, las cosas suelen salir bien, como ha ocurrido en esta ocasión, a juzgar por las múltiples felicitaciones que estamos recibiendo.
Por eso quiero agradecer sinceramente su colaboración en este evento, a los cantaores y cantaora Juan María González (Niño de Pozoblanco), Francisco Gómez, Laura Garrido y especialmente, por el gran esfuerzo que hizo, a pesar de estar saturado de trabajo, al guitarrista Juan Ruiz Lorenzo; porque sin ellos, no hubiese sido posible realizarlo y atender la demanda de D. Antonio y de Pilar, la presidenta de la Asociación de María Auxiliadora, quienes nos mostraron reiteradamente su sincero agradecimiento y su invitación para repetir el año que viene, si las circunstancias lo permiten (o si Dios quiere, como diría el pater)….
Comentarios y fotografías: Juan Antonio, secretario de la Peña flamenca.



























domingo, 14 de mayo de 2017

RECITAL DE JOSÉ MUÑOZ (TOTO HIJO) Y DAVID NAVARRO.

El pasado viernes disfrutamos de un gran recital de arte Flamenca, a cargo de estos dos jóvenes artistas, que cumplieron con su cometido muy satisfactoriamente.
Previamente nuestro socio D. Emilio Fernández Herrrero, nos hizo un importante obsequio consistente en una excelente poesía enmarcada en un precioso cuadro y dedicada a nuestra Peña, a nuestra sede, directiva y socios y socias, que entregó a nuestro Presidente, el cual colgó el cuadro en uno de los dos muros de nuestra sede, donde podremos verla y leerla y donde quedará para la posteridad. Así mismo Emilio manifestó que se sentía muy orgulloso de haber podido colaborar teniendo este detalle con nuestra Peña flamenca y que se sentía un privilegiado, porque esa pequeña aportación quedase para siempre en nuestra preciosa sede.
A continuación nuestro Tesorero, hizo una excelente presentación de los dos artistas, con sabiduría e informándonos de datos muy interesantes tanto del cantaor como del guitarrista.
José hizo sus cantes con profesionalidad y jondura en  los cantes libres y con excelente compás en los cantes festeros. Desde el primer momento estuvo muy agradable y consiguió ganarse el cariño y el respeto del público asistente, así mismo demostró su honradez y generosidad, tanto en el número de cantes como de letras con las que nos obsequió.
Comenzó cantando por Malagueñas, después nos hizo una extraordinaria tanda de letras por Soleà, acordándose entre otros grandes de Antonio Mairena. Luego una preciosa y muy buena tanda de Fandangos de Lucena, acordándose como es lógico del gran Cayetano Muriel “Niño de Cabra”. Y finalizó la primera parte por Alegrías con un excelente compás.
La segunda parte comenzó por Seguiriyas, con remate de Cabales, que interpretó con garra y sentimiento. A continuación hizo una estupenda tanda de Fandangos naturales y terminó con unas Bulerías de un corte precioso y buen compás.
Por su parte, David Navarro, estuvo inconmensurable, dándole en todo momento al cantaor la cobertura perfecta y llevándolo en volandas, a la vez que nos daba un verdadero concierto de guitarra, con un saber hacer y un estilo personal extraordinario, lo mismo que con el sólo por  Granaías, que le dedicó al fallecido D. Agustín Gómez, haciendo una excelente interpretación de este palo.
Ambos artistas pusieron mucho corazón y sentimiento en su actuación, con lo que les valió un cariñoso aplauso al finalizar la misma.
 Comentarios y fotografías: Juan Antonio, secretario de la Peña flamenca.














jueves, 4 de mayo de 2017

RECITAL DE DE PEDRO "EL GRANAÍNO" Y PATROCINIO HIJO.

El pasado viernes día 28 de abril, disfrutamos de un Colosal cierre del 23º Ciclo de los Viernes Flamencos, con la actuación de Pedro El Granaíno y Patrocinio hijo.
Comenzó este último recital del ciclo, con información de máximo interés por parte de nuestro tesorero, de varias cuestiones relacionadas con esta Peña flamenca, siendo felicitado por su exquisita forma de explicar los asuntos en cuestión.
Seguidamente, nuestro socio D. Pedro Ballesteros Peralbo, hizo un reconocimiento y mención especial y agradecimiento a la labor realizada por las sucesivas Juntas Directivas que han regido los destinos de esta Peña flamenca y, acto a continuación procedió a efectuar la presentación de estos dos magníficos artistas; lo que hizo con sabiduría y de forma excelente, aportando datos muy interesantes de ambos artistas y sin entrar en detalles innecesarios que suelen aburrir a la afición asistente.
Como era de esperar, Pedro estuvo cumbre en todos sus cantes que interpretó con mucha sabiduría, jondura, dando el todo por el todo, entregándose al público y rompiéndose para dejar al público sin aliento, a la vez que medía el cante con su excelente compás y como se suele decir en nuestro argot flamenco, “diciendo y masticando” los cantes como hacen los grandes.
Así mismo, nos dio una lección de humildad, simpatía y cariño desde el primer cante, lo que propició que el público se le entregara nada entonar el primer cante que hizo Soleá, para después continuar con Malagueña con remate de Abandoláos. Después no hizo unos tientos con un gusto exquisito que entusiasmo a quienes tuvimos la suerte de escucharlo y cerró la primera parte por Tonás con remate de los Pregones del Uvero.
En la segunda parte hizo una excelente tanda Tarantos, entre ellos de Graná, acordándose de Morente, y Camaron. Luego siguió por Bulerías en las que incluyó la letra que Camarón editó por la buena acogida que le dispensaron en la Venta de la Maña, un día que vino a cantar a Pozoblanco, que se titula “camino de Pozoblanco”. Y Cerró el recital con una tanda de Fandangos que nos puso el vello de punta y de esos que “gieren” el Alma.
Y si Pedro estuvo colosal, Antonio de Patrocio hijo, estuvo inconmesurable, porque no se puede tocar con más sentimiento, destreza, arte y sabiduría, a pesar de su juventud, con ese toque personal suyo que cautiva a quien le escucha y que mientras acompaña al cantaor, obsequia al público con un verdadero concierto de guitarra; lo que demuestra que es uno de los mejores guitarristas de acompañamiento al cante.
Sinceramente pienso, que estos dos artistas, ni siquiera saben el valor que tiene el arte que derrochan y su valía como las excelentes personas que son, entregándose por entero al público y consiguiendo que se les despida con un apoteósico aplauso, como ocurrió en pasado viernes en nuestra Peña.

Comentarios y fotografías: Juan Antonio, secretario de la Peña flamenca.














lunes, 24 de abril de 2017

RECITAL DE JOSÉ CANELA Y MIGUEL SALADO.

El viernes pasado, volvimos a disfrutar de otro excelente recital de flamenco, a cargo del magnífico elenco de artistas, compuesto por José Canela al cante y Miguel Salado a la guitarra, que a su vez estuvieron muy bien acompañados con las palmas de Juan y Fernando Canela (hermano y sobrino) del cantaor.
Le tocó presentarlos a nuestra genial cantaora y socia Pili Acaiñas, que hizo una genial presentación de todos los artistas, con gran desenvoltura y aportando los datos necesarios, sin omitir los detalles importantes ni andarse por las ramas en cosas que no vienen a cuento y aburren al público. Y para ser la primera vez que presenta en nuestra Peña, paso el trámite con matrícula de honor.
En cuanto al cantaor, dio todo lo que tenía, con una honradez exquisita, ya que en los ocho cantes que interpretó, hizo letras para pagar unas cuantas hipotecas, y le echó mucho corazón, arte y compás para rabiar. Interpretó sus cantes con poderío, sabiduría y metiéndole un pellizco que “gería el Alma”, sobre todo cuando cantó por Soleá, Soleá por Bulerías y Seguiriyas en las que estuvo cumbre.
En la primera parte nos hizo Alegrías de Cái; cantes de Levante, acordándose de Camarón; Soleá en las que se acordó de Antonio Mairena y cerró con Fandangos naturales.
La segunda parte la comenzó con Granaínas y continuó con Soleá por Bulerías, para después hacer unas Seguriyas “de las que duelen”. Y para finalizar el recital, nos deleitó con una preciosa tanda de Bulerías, interpretando varias coplas en las que se acordó entre otros de la Paquera, Caracol, Camarón y Lole.
Por su parte Miguel Salado, estuvo igualmente cumbre, derrochando arte y sintiéndolo y, al tiempo que acompañaba al cantaor, nos obsequió con un verdadero concierto de guitarra, con un toque muy personal y una sensibilidad en el toque grandiosa tanto en el acompañamiento, como en el sólo de guitarra que nos hizo por Soleá; demostrando además de las magníficas e importantes fuentes de las que ha bebido y todo ello, sin quitarle ni un ápice de protagonismo al cantaor, que es como debe hacer todo guitarrista acompañante que se precie.
En resumen, estos cuatro artistas, dieron todo lo mejor de sí y pusieron la Peña boca abajo, ganándose un caluroso e interminable aplauso al final de su actuación.

Comentarios y fotografías: Juan Antonio, secretario de la Peña flamenca.